Yolanda Sala

Soy Yolanda Sala, vicepresidenta de la Fundación Española de la Tartamudez; una entidad sin ánimo de lucro que actúa principalmente en el ámbito nacional y cuya misión es ayudar a todas aquellas personas que tartamudean para intentar mejorar su calidad de vida. La tartamudez es una «peculiaridad» que afecta a un 1,5% de la población mundial adulta y a un 5% de la población infantil, o lo que es lo mismo, más de medio millón de hogares conviven con la tartamudez, pero socialmente, sanitariamente, seguimos en la más completa indefensión y todavía la sociedad se dirige a nosotros con mofa.

Yolanda Sala

Tenía 14 años y todo a mi alrededor era GRANDE.

El Instituto era grande, mis compañeros eran grandes, las amenazas eran grandes, las risas eran grandes, los miedos eran grandes, la angustia, el dolor… la VIDA me quedaba grande, demasiado para alguien a quien no le salían las palabras.

Las burlas, la poca pedagogía de los profesores de la época, y lo poco que se hablaba de tartamudez hace 25 años, hicieron igual de horribles las risas que la propia representación mental que yo tenía de mi misma y de la tartamudez… DIMINUTA.

Las paredes temblaban, el pupitre se movía, las sillas de mis compañeros chirriaban cuando se giraban para ver qué me pasaba… todo tenía movimiento menos mis palabras.

Recuerdo con dolor también el tiempo, ufff, eran eternamente malditos esos minutos.

Y luego, venía el desprecio, la vergüenza, el refugio emocional, mutilarme, limitarme, la soledad… y cuando llegaba a casa, más soledad.

Y día tras día… ¿Cómo pude aprender algo si lo único que quería era no estar, no ser?.

Y mientras… ¿qué hacían ellos, psicopedagogos, tutores?. “Yolanda, quizá tu futuro no pase por una formación académica, valóralo” decían…

20 años después, terminé mi carrera, la ejerzo con orgullo y pasión, y aunque sigo tartamudeando, ya no me doy pena.

 

[/vc_column_text]

«Conocernos, aceptarnos y querernos como somos, es el mejor camino para conquistar la felicidad.»

Aunque hay días que el miedo me mira y yo le miro a él, ya no me detiene, le invito a que me acompañe a perseguir mis sueños, entre ellos, seguir acompañando a las personas con tartamudez y sus familias desde la Fundación Española de la Tartamudez.

Ahora SOY GRANDE y puedo afirmar con seguridad y ahínco que mucho peor que no hablar fluidamente, mucho peor que no ser capaz de ver, oír, andar… es no ser capaz de ESCUCHAR, de AMAR…

Y los diminutos, ahora, son ellos.

Un abrazo.

https://www.fundacionttm.org/

https://www.facebook.com/fundacionttm/

Twitter: @Fundacion_TTM

[/vc_column][/vc_row]

Tags:
No hay comentarios

Escribe tus comentarios